lunes, 29 de diciembre de 2014

EL CLUB DE LOS EXCLUSIVOS



No estoy de acuerdo con creer en un camino hacia la perfección al que sólo puedan acceder los que pertenezcan a un club exclusivo que le deniegue la entrada a elementos o grupos “indeseables”. También he llegado a la conclusión de que no creo en el intento de ponerle fin al sufrimiento a través del rechazo o la renuncia a la vida física, el cuerpo y la tierra como hacen muchos Padres de la Iglesia. Uno no puede estudiar la historia de las religiones del mundo sin darse cuenta de que siempre que se excluye o denigra el cuerpo ocurren cosas extrañas, y reaparece el antiguo sacrificio religioso de vírgenes y primogénitos, con la esperanza de que su sangre y pureza calmen a los dioses, que ahora ha sido reemplazado, tan humanamente, por la ofrenda de un cordero o el Cordero de Dios en persona.

En mi opinión, las religiones que consideran que el hombre es valioso y la mujer es una tentadora al servicio de las serpientes, que valoran el alma y consideran que el cuerpo es un saco de sangre, flema, suciedad y excremento, contribuyen a los desequilibrios que existen hoy en el mundo.


MARGARETH A. SALINGER ( Hija de Jerome David Salinger )





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada