domingo, 2 de noviembre de 2014

EL SISTEMA TECNOLÓGICO



Actualmente, preparados por la tecnología moderna y acuciados por la escisión de lo “inescindible” (átomos), el gran desafío para el hombre es el hombre mismo. La gran confrontación no es la del hombre enfrentándose a las fuerzas histórico – tecnológico – científicas que él mismo ha convertido en un universo artificial, construido también por él mismo.
Enfrentado a este sistema construido por el hombre el individuo se siente mucho más desolado que cuando se enfrenta al mundo divino o al mundo natural. El sistema, a diferencia de Dios o la naturaleza, se resiste a la personalización: no se puede individualizar; es anónimo, no parece que nadie tenga un control real sobre él. El anonimato y la despersonalización del mito tecnológico.
En suma, el destino del ser humano no se deja a la “voluntad del Dios” ni a los caprichos de la naturaleza, sino a la “esfinge”, al enigma del hombre, Dios y la naturaleza quizá conserven todavía para muchos la misma función de gobernar el mundo, pero para las élites del complejo tecnológico que maneja el mundo externo, su función parece más bien secundaria.
La tecnología crea un mundo construido por el hombre y nos obliga a vivir en él. No podemos sobrevivir fuera de él. Sin electricidad y los llamados servicios de la medicina, la comunicación, el transporte, la industria, etc. la megalópolis se podría hundir. En lugar de un organismo vivo hemos creado una organización artificial.
Un organismo vivo se regenera por su propia fuerza; se recicla a sí mismo, regenera sus pates perdidas a dañadas en simbiosis con su ambiente. El sistema tecnológico es un sistema mecánico y no animista, no tiene libertad ni espacio para la conciencia. Sólo podemos sobrevivir si trabajamos para el sistema, si lo mantenemos en marcha constante. Nuestro trabajo humano ya no respeta los ritmos naturales de la tierra, sino que se ha artificiado, se ha reducido a mero mantenimiento mecánico. Estamos atados al trabajo semanal, es decir al tri-palium, el instrumento de tortura. La contemplación queda excluida o se convierte en un lujo.
No se hace nada por sí mismo, puesto que no sería productivo. Todo lo que hacemos está encaminado a perpetuar el sistema. Para tres cuartas partes de la humanidad este trabajo da unos frutos muy escasos: viven en condiciones sub-animales. Pero los otros prosperan.
Actualmente la tarea más urgente de la religión es re-descubrir su función adecuada. La religión no puede dejar los problemas fundamentales del hombre a meras soluciones técnicas, a los análisis de aquellas ciencias particulares que corresponden a un pensamiento único, aunque sea el prevalente.


RAIMON PANIKKAR, nace el 2 de noviembre de 1918, en Barcelona









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada