miércoles, 19 de noviembre de 2014

ENTRE TONOS DE GRIS



En 1939, la Unión Soviética ocupó los Estados Bálticos de Lituania, Letonia y Estonia. Poco después, el Kremlin estableció listas de personas consideradas antisoviéticas que debían ser asesinadas, encarceladas o deportadas como esclavas a Siberia. Médicos, abogados, profesores, militares, escritores, empresarios, músicos, artistas e incluso bibliotecarios fueron todos considerados antisoviéticos y se añadieron a esa lista creciente que establecía las víctimas de una exterminación en masa programada. Las primeras deportaciones se llevaron a cabo el 14 de junio de 1941.

Se calcula que Josef Stalin asesinó a más de veinte millones de personas durante su reinado del terror. Los estados bálticos perdieron más de un tercio de su población durante el exterminio soviético. Las deportaciones llegaron hasta Finlandia. Los que sobrevivieron pasaron entre diez y quince años en Siberia. Cuando regresaron a sus casas, a mediados de la década de 1950, los lituanos se encontraron con que los soviéticos habían ocupado sus casas, estaban disfrutando de todas sus pertenencias e incluso habían adoptado sus nombres y apellidos. Lo perdieron todo. A los deportados que regresaron se los trató como a criminales. Se les obligó a vivir en áreas restringidas, bajo la vigilancia constante del KGB, antes llamado NKVD. Si hablaban de su experiencia, eran castigados con la cárcel o deportados de nuevo a Siberia. De resultas de ello, tuvieron que callar los horrores que habían vivido, y esa experiencia se convirtió en un horrible secreto compartido por millones de personas.

Para recopilar información para este libro, viajé dos veces a Lituania. Me entrevisté con miembros de la familia de mi padre, con supervivientes de las deportaciones y de los gulags; con psicólogos, historiadores y funcionarios del estado. Muchos de los hechos y de las situaciones que describo en la novela fueron experiencias que estas personas me contaron, experiencias que, según me dijeron, compartieron también muchos otros deportados en toda Siberia. Los personajes de Entre tonos de gris pertenecen a la ficción, todos salvo el doctor Samodurov. Llegó al Ártico justo a tiempo de salvar muchas vidas.



RUTA E. SEPETYS, nace el 19 de noviembre de 1967, en Detroit (USA)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada