martes, 11 de noviembre de 2014

ROB J. COLE



- ¿Por qué me has buscado, joven barbero?
- Habladme de la escuela de Persia.
- Está en la ciudad de Ispahán, en la parte occidental del país.
- ¿Por qué fuisteis tan lejos?
- ¿A qué otro sitio podía ir? Mi familia no quería ponerme de aprendiz con un médico pues, aunque me duele reconocerlo, en casi toda Europa mis colegas forman pandilla de parásitos y bribones. Hay un gran hospital en París, el Hôtel Dieu, que sólo es un lazareto para pobres al que arrastran a los desesperados para que mueran allí. Hay una escuela de medicina en Salerno, un lugar lamentable. Por su relación con otros mercaderes judíos, mi padre se enteró de que en los países de Oriente los árabes habían hecho un arte de la ciencia de la medicina. En Persia, los musulmanes tienen en Ispahán un hospital que es un auténtico centro curativo. En este hospital y en una pequeña academia del lugar Avicena forma a sus doctores.
- ¿Quién?
- El médico más eminente del mundo, Avicena, cuyo nombre árabe es Abu Ali at-Husain ibn Abullah ibn Sina.
Rob pidió a Merlin que repitiera la extraña melodía del nombre, hasta que lo memorizó.


NOAH GORDON, nació el 11 de noviembre de 1926 en Massachussetts






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada